El incremento del salario mínimo afectará en el pago del Impuesto a las Ganancias

El incremento del salario mínimo afectará en el pago del Impuesto a las Ganancias

El reciente aumento del salario mínimo vital y móvil, fijado en $180.000 para febrero, podría resultar en más trabajadores alcanzando el umbral del Impuesto a las Ganancias, ya que podrían superar el valor establecido como mínimo no imponible, actualmente en $2.340.000 mensuales. A pesar de que el nuevo aumento del SMVM es modesto y queda rezagado por la inflación, muchos empleados podrían comenzar a tributar el impuesto a las ganancias debido a la alta inflación de los últimos meses.
Autor: Dolar Hoy
1,00%
Compra
$985,00
Venta
$1015,00
Compra
$985,00
Venta
$1015,00
0,17%
Compra
$847,00
Venta
$1419,20
Compra
$847,00
Venta
$1419,20

El aumento del salario mínimo vital y móvil, fijado en $180.000 para febrero, podría tener un impacto en el Impuesto a las Ganancias, ya que más trabajadores podrían superar el valor establecido como mínimo no imponible, actualmente en $2.340.000 mensuales. En enero, el salario mínimo fue de $156.000, que es el monto utilizado por ley para determinar el mínimo no imponible (equivalente a quince salarios mínimos) hasta la próxima actualización en julio.

Según lo publicado en el Boletín Oficial, el salario mínimo será de $180.000 en febrero y de $202.800 en marzo, después de que el ministro de Economía, Luis Caputo, anunciara que el aumento se implementaría mediante decreto al no alcanzar un acuerdo durante la reunión del Consejo del Salario.

A pesar de que el nuevo aumento del SMVM es modesto y queda rezagado por la inflación actual, muchos empleados podrían comenzar a tributar el Impuesto a las Ganancias debido a la alta inflación de los últimos meses. La ley también dispuso que al inicio del año fiscal se tomará en cuenta el valor del salario mínimo vigente al 1° de enero, y que la actualización se realizará el 1° de julio de cada año fiscal.

Los aumentos salariales de los últimos meses no se han ajustado al Índice de Precios al Consumidor (IPC), y con la devaluación del peso en diciembre y el aumento de la inflación, muchos salarios han perdido poder adquisitivo en términos reales. Por este motivo, a pesar de que la suba corre por detrás a la inflación, también se verán perjudicados un sector de trabajadores que tendrán que tributar el Impuesto a las Ganancias nuevamente.